Buscar
Destacados

Cementerios del mundo a través de la lente de Alejandro Gómez de Tuddo

El fotógrafo mexicano ha visitado cerca de 400 panteones

Se dice que para conocer un sitio basta conocer la iglesia y el mercado del lugar, Alejandro Gómez de Tuddo ha preferido agregar un sitio más: el cementerio local.

El mexicano, ha visitado cerca de 400 camposantos en distintas latitudes, que es el tema de FOTOMÉXICO 2017, donde se integran dos exposiciones de su autoría en el Centro Nacional de las Artes (Cenart) K-III Pantonecropolis y Columbarium.

En ambas muestras se exploran la relación entre los cementerios, las urbes, la permanencia de la memoria y por supuesto la muerte.

“Cada que voy a un lugar y sé que debe tener su cementerio me olvido de todo y voy corriendo, dejo cualquier cosa que tengo que hacer para visitarlo, los visito completamente al azar, nadie me dice dónde ir, nadie me dice dónde estar ni sigo un camino planeado, es un especie de llamado que generalmente me gusta empezar”, dijo Gómez de Tuddo.

Alejandro Gómez de Tuddo. Foto Leticia Ayala.

Alejandro Gómez de Tuddo. Foto Leticia Ayala.

En esta búsqueda por el cementerio local, se ha encontrado con grandes extensiones de terreno, casi imposibles de recorrer, en esos casos camina por las orillas no sin hilar en su mente historias extraordinarias donde los protagonistas son estos desconocidos.

“Es uno de los pocos lugares dentro de estas grandes ciudades y dentro de la contemporaneidad donde se puede aún vivir historias inventadas, voy leyendo nombres, voy haciendo mi propia narrativa y francamente es también una forma de explorar, como si tuviera en 1900 o finales de 1800”, comentó.

De acuerdo con Alejandro Gómez, cada cementerio le provoca sentimientos diversos, sin embargo cada uno tiene una esencia propia que de cierto modo captura a través de los detalles.

“Generalmente son espacios que a nadie le interesan, tienen su vida propia y se pueden observar en silencio, algunos son bulliciosos, en algunos se practica la magia negra como en el de Colón de La Habana, en otros la gente va a conversar, en otros desentierran a los muertos”, afirmó, “Son lugares que tienen una vida propia que tienen una serie de señales, una serie de manifestaciones que se nos han escapado a la gran mayoría de las personas que no nos tomamos el tiempo para visitarlos respetuosamente y observar y escuchar”.

Obra de Alejandro Gómez de Tuddo en el Cenart. Foto Leticia Ayala.

Obra de Alejandro Gómez de Tuddo en el Cenart. Foto Leticia Ayala.

Como todo aventurero Gómez de Tuddo se ha enfrentado a ciertos retos, que a cualquier persona ordinaria o temerosa de los muertos le resultarían terroríficos como quedarse encerrado en el panteón.

“Me he quedado adentro encerrado como por ejemplo en el cementerio de Italia, me parece que el de Verona, en el de Pachuca, en el de Nayarit donde tuve que esperar la hora del día donde el sol estuviera pegándole al vapor de agua que sale de la fábrica tuve que esperar al anochecer, tuve que quedarme escondidito atrás de una tumba aunque cerraran no me importa si me encierran, si salgo al otro día lo importante es que pueda yo terminar a lo que fui”, expresó.

Obra de Alejandro Gómez de Tuddo. Foto Leticia Ayala.

Obra de Alejandro Gómez de Tuddo. Foto Leticia Ayala.

Aún así, hay una señal que el fotógrafo considera una invitación a retirarse: la presencia de algún animal, desde faisanes, serpientes, perros, palomas o hasta el clásico gato, es algo para tomar en cuenta por él.

“Siempre hay la presencia de un animal, cuando se presenta un animal es cuando digo ‘ahora si ya es hora de retirarse’”, confesó.

Aunque Gómez de Tuddo asegura poder moverse fácilmente por cualquier camposanto tiene un talón de Aquiles que remueve sus sentimientos: las tumbas de infantes.

“Me puedo mover muy fácilmente en los cementerios es una venia, es un permiso que me ha sido concedido me siento muy bien, en las áreas de los pequeñitos es muy difícil, terrible, desgarrador, ahí es donde más duele”, aseguró.

Obra de Alejandro Gómez de Tuddo en el Cenart.

Obra de Alejandro Gómez de Tuddo en el Cenart.

Entre cientos de cementerios el fotógrafo asegura no tener un favorito aunque vino a su memoria uno visitado en Chile donde describe una variedad arquitectónica impresionante en estilos y gustos.

Su fascinación por visitar los cementerios se extiende no sólo por la cuestión estética que busca en su fotografía, leer nombres, fechas y epitafios le animan a conocer siempre más. Parte de esto es lo mostrado en la segunda muestra se su obra en el Cenart: Columbarium.

En la instalación de Columbarium se propone un discurso sobre el regreso de la muerte a la vida a través de la mirada de cientos de retratos funerarios que los vivos han decidido conservar como imagen de sus muertos.  Un cajón funerario cubierto de espejos refleja las imágenes recolectadas por Gómez de Tuddo, pero también al visitante mismo.

Una de las reflexiones para el artista mismo es la paradoja de que aquello que debía estar a las afueras ha quedado, gracias al crecimiento de la mancha urbana, en el centro de las ciudades en muchos casos.

“Uno que me di cuenta que es genial en San Cristóbal de las Casas, Enedina García, que era una persona que no debía haber sido ser enterrada en el cementerio ahora es el centro del cementerio. Entonces no sólo es el cementerio, quedó en el centro de la ciudad, aquel que estaba excéntrico ¡quedó en el centro! entonces esa paradoja es genial”, finalizó.

Visita el trabajo de este mexicano que podrá disfrutarse del 26 de octubre hasta el 18 de febrero en la galería central y arte binario del Cenart de martes a domingo de 10:00 a 18:00 horas, la entrada es libre.

 

Comenta
The following two tabs change content below.

Leticia Ayala Ramírez

Comunicóloga con aspiraciones periodísticas egresada de la UNAM. Fan de las tradiciones mexicanas, trajineras culturales y terca enamorada de Chilangolandia
Acerca de Leticia Ayala Ramírez (212 artículos)
Comunicóloga con aspiraciones periodísticas egresada de la UNAM. Fan de las tradiciones mexicanas, trajineras culturales y terca enamorada de Chilangolandia
Contacto: Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*