Buscar
Destacados

Una dulce y chingona historia de éxito

Foto: Itzel Flores.

La puesta en escena mexicana Sucia y chingona historia de amor celebra el inicio de su cuarta temporada tras casi dos años de éxito.

Hace poco más de un par de años, un grupo de amigos y colegas decidió tomarse el riesgo de adaptar el texto de Dirty Great Love Story a su propio lenguaje para hacer un montaje totalmente mexicano que hablara de las relaciones interpersonales entre “jóvenes” de casi treinta y la manera en que esta generación se enamora entre la búsqueda del amor ideal y los cuentos de princesas, que de plano no suceden al llegar a la edad adulta.

La obra cuenta la historia de Rich y Moni, dos adultos presionados por la búsqueda de pareja infructuosa y las desventuras amorosas. Moni acaba de romper un noviazgo de siete años y su grupo de amigas, más una tía, le recuerdan su soltería de manera constante. Rich es el típico gordito bonachón que no tiene tanta suerte con las mujeres y está en permanente espera de ser el sapo de una princesa que esté dispuesta a besarlo para convertirse en príncipe.

Foto: Itzel Flores

Aída del Río y Manuel Calderón, directores y coprotagonistas. Foto: Itzel Flores

Pero ¿qué es lo que ha hecho que esta obra se mantenga en cartelera durante casi dos años con llenos totales en casi cada función? Sin duda, el talento y la pasión, el amor y la entrega puestos en este proyecto desde su creación hasta que se baja el telón. En Insight, tuvimos la fortuna de conversar con Manuel Calderón y Aída del Río, directores y co-protagonistas de Sucia.

Primero, nos recibió Manuel, quien personifica a Rich, el eterno enamorado, y al Vato, su amigo incondicional de procederes sui generis con los que demuestra su cariño, un mirrey indiscutible y también su rival de amor. Calderón, vestido de negro, se emociona siempre al hablar del proyecto y es ahí cuando se entienden mejor los grandes factores del éxito de esta puesta en escena.

“Cada que empezamos temporada —de hecho, cada función—, yo pienso: ‘Ahora sí la gente ya no va a venir, se nos va a acabar el mojo’; pero no, sigue viniendo y entregándose de distinta manera. Al público le ha encantado, vemos gente que ha venido a verla diez veces con diferente compañía: su familia, sus amigos, compañeros de la uni, y que ahora han disfrutado de tener una nueva Moni”, nos cuenta con honestidad y aire de profeta, pues esa misma noche tendrían una función prácticamente de sold out.

Foto: Itzel Flores

Manuel Calderón es Rich…y el Vato…y el innombrable. Foto: Itzel Flores.

Respecto a esta nueva Moni, sucede que Aída del Río se animó a saltar al escenario y alternar funciones porque Ana González Bello, quien es la titular, está filmando una serie para Blim. De esta manera, ha tenido la oportunidad de reencontrarse con los personajes desde una perspectiva diferente. Siendo directora, conoce a la perfección el texto; pero, como actriz, le aporta nuevos matices a la caracterización de Moni y, por añadidura, al papel de su compañero en escena.

“Moni es totalmente diferente y para mí es una sorpresa en cada función. Siempre dejamos hablar a los personajes y a veces nos dicen cosas que no esperamos. En este caso en particular, el público que ha visto a las dos [actrices] nos dice que son personajes diferentes, pero también [esto pasa] porque el público te reinventa. El público es parte del fenómeno teatral y eso hace que todo se resignifique. Incluso con Aldo Escalante, que hace a Rich cuando yo no puedo dar función, he tomado ideas de lo que él hace y viceversa.”

Foto: Itzel Flores

Aída del Río es Moni…y Neni… y la tía. Foto: Itzel Flores.

Aída del Río, afable y divertida, nos comenta: “Para mí, ha sido una locura, porque Ana es la que siempre está y yo he dado varias funciones saltadas durante casi los dos años. Además, no me sentía una actriz que pudiera hacer comedia. Tuve que descubrir cosas de mí, como darme cuenta de que soy una persona cagada, pero que siempre me he comportado como muy señorita”.

“He descubierto una Moni que es diferente a la de Ana, sobre todo ahora que he tenido la oportunidad de dar varias funciones seguidas, y parte del descubrimiento ha sido quitarme de la mente los tonos de Ana porque, además de dirigir, la he visto muchísimas veces. Eso fue lo más complicado: encontrar a mi propio personaje”, confesó la actriz.

La pareja de actores-directores nos cuenta que la obra ha vivido diferentes etapas. “Empezamos cuatro personas. Había cosas que no sabíamos hacer; no sabíamos ni cómo se pagaba ni cuánto, y entre los cuatro lo sacamos, pero cuando llegó la gente de OnceOnce [Producciones] fue como tener la tranquilidad de que nos llevaban por buen camino. Además, la gente que está detrás también ha ido cambiando, porque pasa la vida, no por algo malo, pero eso cambia la dinámica y la energía de la obra”, asegura Aída.

Foto: Itzel Flores

Aída del Río y Manuel Calderón, directores. Foto: Itzel Flores.

Por su parte, Manuel dice que “cuando se realizó la temporada alterna en Interlomas y el Teatro Banamex Santa Fe y la alianza con MejorTeatro, eso fue un salto que trajo consigo una proyección diferente y una magnitud mayor que, además, siempre ha superado nuestras más salvajes fantasías”.

Aída complementa: “Cuando comenzamos nuestra proyección, fue buscar un forito y dar ocho funciones y eso ya se veía complicado; era como la idea de véndele diez boletos a tu mamá, o como obra infantil que se llena, pero porque se llena de tu familia. Cuando fue la función de prensa, pensé: ‘Tal vez tenemos algo más increíble de lo que pensábamos’ y ahora la sorpresa es cuando la función no está llena. Eso es algo maravilloso, haber llegado a este punto. Y no como arrogancia, sino porque estamos malacostumbrados”.

Sobre el éxito, Manuel afirma que “Sucia es una bandera de que es mentira eso de que ‘de actor no se puede vivir’ y de que ‘si no eres amigo de sutanito o menganito, no puedes sobrevivir’. Creo que no hay nada más grande que hacer lo que amas y comunicar lo que quieras comunicar y que alguien lo escuche”.

Foto: Itzel Flores

Una Sucia y muy Chingona Historia la que comparten estos amigos y actores. Foto: Itzel Flores.

Para finalizar, nos adelantaron que están ya en etapa de pre-producción de Era mi compa, una bromantic comedy de su autoría sobre dos amigos de la infancia y cómo la vida pasa encima de ellos, la cual, además de escribir, también dirigirán y protagonizarán. Estos dos amigos hacen teatro juntos desde que tenían 15 años y al día de hoy, siendo de los consentidos de la cartelera teatral mexicana, continúan con la emoción, la pasión, la humildad y el amor al teatro de siempre. Es muy probable que ahí, justo ahí, radique la fórmula de esta increíble y chingona historia de éxito.

Sucia y chingona historia de amor se presenta todos los miércoles a las 20:30 hrs en La Teatrería, ubicada en Tabasco 153 en la Colonia Roma con boletos desde $175, ¿Qué estás esperando para ir a vivirla?

Comenta
The following two tabs change content below.

José Jonathan Padilla Domínguez

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*